Cementerios cobran vida en la Ánimeecheri K’uínchekua

0
332
Visitantes de todos los rincones del país y del extranjero, han disfrutado de las tradiciones y costumbres de Día de Muertos en la zona lacustre de Michoacán.

En un ambiente totalmente familiar, visitantes de diferentes países y estados de la República Mexicana, arribaron al cementerio municipal de Tzintzuntzan, para observar cómo los pobladores adornan las tumbas de sus seres queridos en espera de su regreso, en la Ánimeecheri K’uínchekua (Fiesta de las Ánimas en purépecha).

Las flores de cempasúchil y las veladoras, dan color y vida a un lugar que suele ser de dolor, pero no éste primero y dos de noviembre, donde los mexicanos, pero especialmente los michoacanos, muestran su arraigo a la tradición ancestral del Día de Muertos.

La Noche de Muertos en Michoacán es una tradición que combina los ritos purépechas y el catolicismo, lo que hace única esta experiencia. Este homenaje a los que partieron se complementa con un desfile llamado De las Cruces, donde cada familia camina acompañada de música y portando cruces y arreglos florales para obsequiarlos como ofrendas a sus difuntos.